El marco confuciano

Deng Xiaoping, sucesor de Mao Zedong y promotor de la apertura de China al exterior, recibió a una delegación de Japón en junio de 1974, la primera que visitaba el país desde la toma del poder por los comunistas. Lo primero que hicieron los japoneses fue pedirle perdón por las fechorías perpetradas por el ejército imperial durante su ocupación de China. Deng les contestó: “No tienen que pedir perdón. Nosotros, los chinos, ya nos hemos vengado”. Ante la perplejidad de los diputados japoneses, añadió: “Sí, nosotros les hemos dado a Confucio y los kanjis”.

Sigue leyendo →